Todas las mañanas permanece sentada en la acera.

17 junio, 2010
by la ventana
  • Warning: is_writable(): open_basedir restriction in effect. File(/) is not within the allowed path(s): (/usr/home/mrkitt.com/:/home/mrkitt.com/:/usr/home/services/:/usr/share/php/) in /usr/home/mrkitt.com/web/wonderblog/wp-content/themes/samba/inc/modules/vt_resize.php on line 171

Todas  las mañanas permanece sentada en la acera. Junto a la estación. Como quien espera ese tren que nunca llega. La mirada perdida. Las piernadas hinchadas y amoratadas. Su pelo siempre está sucio y encrespado. Parece triste. Y por un instante me invade la pena al verla. Pero sigo pá lante. Cómo todos. No sé cómo se llama. Nunca se lo he preguntado. Ni siquiera le he dicho: -“Hola. ¿Cómo estás?-. Creo que hace tiempo que nadie se preocupa por ella. Parece como si no le importara nuestra indiferencia. Quizá es una coraza. Como el caparazón de una tortuga que la protege de los depredadores. No tiene casa, ni amigos, ni família, ni trabajo… Pero estoy segura que un día los tuvo. ¿Qué le pasó? Poco a poco fueron desapareciendo del camino… ¿O quizá un día de muy mala suerte se destruyó todo lo que había ido tejido?

En su ir y venir siempre arrastra un carro repleto de bolsas, maletas y cachivates que ha ido encontrando. Recolecta, espiga, recicla: buscando comida, revistas, cualquier cosa… El peso que acompaña su soledad es enorme… Y lo arrastra de aquí para allá.

A menudo en televisión vemos gente como ella: ancianos, pobres, enfermos, aislados de todo y de todos. Acumulan grandes cantidades de basura y cosas inútiles… Algunos reporteros se encargan de retrartarlos viviendo en medio de  la mierda.

Yo también guardo cosas inútiles: cintas VHS, algún que otro cassette, papeles y papeles, ropa que año tras año queda a final de un cajón esperando su momento. Objetos inservibles que me recuerdan un momento, un tiempo que ya pasó…

Entiendo su apego. Yo tengo a Mr. kitt, a mi família, grandes amigos y muy buenos conocidos, tengo mi autoestima y un trabajo que me mantiene ocupada… Aún así cada vez que me pongo manos a la obra me cuesta horrores deprenderme de esas cosas… Retales de mi vida.

Me imagino a esa señora que cada mañana arrastra su carrito, con todas sus fuerzas, y la comprendo… Quizá algún día me arme de valor y en lugar de echarle una moneda, para sentirme un poco mejor, le preguntaré: ¿Señora, cómo está hoy?

About

2 comments

  1. moyano
    |

    Una tarde de domingo, de esas grises y tristes en las que la televisión te atrapa como un agujero negro y augmentan tus ganas de no hacer nada hablaban de una mujer,un retrato fiel a la descrita con tus palabras….sola en medio de la jungla urbana, cargando sobre su espalda y su alma una ruptura traumática de sus lazos familiares, sociales y laborales.

    Poco a poco mi atención se fué centrando en esa mujer, atrayéndome sus palabras como si de un mensaje subliminal se tratara,viviendo como en primera persona su testimonio,metiendome en su mente, sentimientos y pensamientos.Bueno y estarás pensando…¿ que quieres decir con todo esto?, pués que dijo una frase que se me quedó grabada en la mente como un sello de hierro ardiendo en la carne…”puedo soportar el frío, el hambre, y todos los infortunios que esta vida conlleva, pero lo que peor se lleva es ser inivisible a todos”.

    Así petita si mañana pasas por su lado detén el tiempo durante un minuto y regalalé una sonrisa,con ese acto iluminarás su alma y dibujarás en su cara halo de alegría.
    MOYANO

    • |

      Lo intentaré. Mañana buscaré su mirada para regalarle una sonrisa…

Leave a Comment