¿Sabes cuánto dura un momento?

27 agosto, 2016
by wonderblog

¿Cuánto dura un momento? Seguro que para unos más, para otros algo menos. Por eso cuándo alguien te responde, con amabilidad: –“espera un momento”– no sabes demasiado bien a qué atenerte. ¿Me explico? Voy a ponerte un par de ejemplos. Imagina que llegas tarde al trabajo –para variar- y estás esperando en la barra del bar que el camarero ,con cara de agobiado  en exceso, te sirva ese café amargo, caliente y necesario como los besos…¡ Pero  no llega nunca! Y  se vuelve  un momento eterno. Petrificado. Estancado. Obsoleto.  Aunque probablemente sólo equivale a unos minutos largos… Pero ya sabemos que el tiempo es relativo…

advertencia-el-amor-es-la-principal-enfermedad-de-transmisic3b3n-sexual

 

Así que otras veces comprobamos que “el momento en cuestión” puede convertirse en horas. Soporíferas. Desquiciantes. Y dolorosas. Imagínate en la consulta del médico. Esperando tú turno: has llegado temprano a la cita. Pero igualmente terminas esperando. En una cola que parece infinita. Eres otro paciente desesperado por entrar a consulta. A punto de arañarte, morder a alguien o  simplemente fundirte todos los datos. Y lo más irónico es que cuándo, por fin  te toca y entras después de una hora o varias sentado en una silla que despierta tus sentimientos menos empáticos la visita dura sólo unos 10 minutos. ¿Te suena? Va a ser que sí…

Sara-Herranz-14

En fin; que siendo una medida de tiempo extremadamente flexible y subjetiva resulta difícil calcular cuánto dura un momento. Sabemos perfectamente qué es un metro o una hora, pero un momento no tiene duración concreta. El diccionario de la Real Academia Española lo define como una “porción de tiempo muy breve”. Así que tampoco nos aclara cuánto deberíamos esperar cuándo alguien nos dice : -“Un momento, por favor”-.

Ck77YewWEAASKAj

Pues bien; resulta que para los antiguos romanos y también  en la Edad Media  ese momento era siempre igual: ni más ni menos que un minuto y medio (noventa segundos). Por lo tanto una hora estaba dividida en 40 momentos de un minuto y medio o 15 partes de cuatro minutos cada una. Curioso, ¿verdad?

sara1

Lo aprendí el viernes. Con un whatsapp revelador de mi amiga. Una de esas mujeres que tiene poderes ancestrales. Una especie de Valquiria de nuestro tiempo que está recuperando su fuerza interior. Escribió:
“-Te invito a que aproveches desde YA tus próximos cuarenta minutos”-. Yo estaba sentada en el sofá. Con los pies en lo alto del cabezal. Igual que ella; estoy segura. Nos conocemos demasiado. Y me quedé paralizada. Supongo que por un momento…

414204_395379027163767_1464059972_o

Pensando en el hecho de vivir mi vida como una sucesión de momentos mágicos y perecederos. Me asusté. Sentí vértigo. Como quien mira mucho rato por un calidoscopio. Alterada. Y excitada. Otros noventa segundos que pasaban. Ya no estaban. Y no volverían. Me levanté. Con la sensación de volver a ser esa niña que no quiere dormir para no perderse nada. Inquieta. ¿Y tú? Porqué sigues leyendo. Tienes 40 momentos esperando a ser vividos.

1429171587818

 

Hoy comparto los trazos directos y descarados de Sara Herranz, una de las promesas de la ilustración de nuestro país.  Se podría decir que sus creaciones  tienen una energía y una habilidad especial para hacernos revivir momentos y experiencias vividas. Por cierto ha publicado un libro: “todas las cosas que nunca te dije las guardo aquí”. Un paseo por las relaciones amorosas, que son el reflejo de la vida misma. Sin tapujos, directo y afilado.

 

About

Leave a Comment