Miradas paternales

16 enero, 2014
by wonderblog

¿Fotografiamos para no olvidar? ¿Para captar aquello que vemos, deseamos o soñamos? ¿Para crear una memoria de nuestro presente? ¿Para volver a lo que un día fue? ¿O simplemente para crear sensaciones? Hay tantas motivaciones como personas en el mundo. O eso creo. Esta tarde, antes de ir a buscar a mi princesa al colegio he decidido escribir un post sobre los retratos que algunos padres hacen a sus hijos. Fantásticos, originales, divertidos, llenos de amor e inspiradores. Y es que parece que cuando nos estrenamos en esto de la paternidad se nos despiertan las ganas de registrar cada uno de sus movimientos, de sus conquistas, de sus nuevos retos. Y -cómo no- compartirlos, etiquetarlos, retocarlos o postearlos. En nuestro caso sufrimos Diogenes digital: tenemos varias fotografías de Lucy Love repartidas en tres discos duros. La culpable en gran parte de tremenda locura es servidora. Podrían definirme como “artista costumbrista” pues tengo cientos o miles y llegarán a millones… Salimos disfrazadas, con papi haciendo el loco, leyendo, jugando, llorando, comiendo, enfadadas… Claro que en mi defensa tengo que decir que los abuelos paternos viven en otro país, uno muy chiquitín, cercado por montañas y ahora muy nevado. Y para que no pierdan detalle documento nuestra vida. A veces cuesta poco,  muy poco, hacer felices a los que nos rodean. Mis fotografías no tienen grandes encuadres, ni una luz hermosa, son simples momentos cotidianos, sin otra intencionalidad. Vamos que generalmente las de Mr Kitt son las que acabo imprimiendo, el resto sigue allí. Ocupando su lugar en el ordenador, en la nube, en las redes sociales… Da la casualidad que yo apenas tengo fotografías de mi infancia. Somos cuatro hermanos y mis padres bastante entretenidos estaban con nosotros como para ir dándole al flash. Por eso cuándo Mr Kitt me enseña fotos de su infancia y me dice que Lucy Love se parece mucho a él, yo le contesto con humor y resignación:  -“que no puedo defenderme porque no tengo pruebas gráficas que demuestren nuestro parecido”.  A mi hija eso nunca le sucederá… A este paso tendrá fotos de todos los días de la semana.

 

Así que papás, mamás, abuelas, tías, primos, amigos y todo aquel que nos visite…Hoy me apetece compartir con vosotros múltiples miradas. Cada una me ha llamado la atención por algo: su frescura, la complicidad, el amor que desprenden, su originalidad increíble, las grandes dosis de humor… Para mi son pequeñas obras de arte. Y lo mejor es que se nota que disfrutan creando estas locas escenas para retratar a sus pequeños modelos. Muchas me hacen reír. En serio. Creo que la gente, en general, es maravillosa. Sí lo creo. Así que espero que os encanten y os inspiren para el nuevo álbum familiar de estas vacaciones.

On the road

El fotógrafo japonés Nagano Toyokazu siempre toma las fotos en el mismo lugar y muestran a su hija Kanna en situaciones graciosas e inocentes: a veces es una rockera, otras es compositora, guitarrista, samurai, generalmente aparece gritando o cantando a pleno pulmón y siempre es pura alegría, una maravilla. A mi me ha llamado la atención por su expresividad y fuerza. Tiene una personalidad arrolladora, capaz de rellenar una carretera vacía de mundos de fantasía. Claro que con ayuda de papá.

 

A veces en las fotografías también sale su hermana Miu.  Me encanta esta familia, se nota que se lo pasan en grande de la manera más simple. Pura fantasía. Y me dan unas ganas de salir corriendo a la calle con Mr kitt, Lucy Love y nuestra cámara… ¿Y a vosotros?

Via:

https://www.flickr.com/photos/toyokazu/page1

https://www.facebook.com/toyo.nagano

El ‘mejor papá del mundo’

La primera fotografía que el estadounidense Dave Engledow hizo a su hija, Alice Bee, fue editada en plan broma para enseñársela a los amigos y a la familia. La idea era exagerar los despistes y las meteduras de pata de un padre primerizo. Tras el éxito creó un curioso álbum de fotos junto a su pequeña. En todas las fotos aparece una taza de café dónde puede leerse “el mejor padre del mundo”. Son situaciones  muy extremas, locas y divertidas y siempre muestran al padre que nadie quiere ser… ¿O si? Evidentemente, la niña no corre ningún peligro. Su papá es otro auténtico genio del Photoshop. ¿Le entran a uno ganas de apuntarse a un curso, verdad? Tiene publicado un libro ya con sus travesuras. Y no me extraña.

Via: https://www.facebook.com/EngledowArtPhotography

https://instagram.com/wbfather/

“Signhild, una bebé con poderes increíbles”

Signhild Nystrom es capaz de levitar, clonarse y utiliza la brocha como nadie. Y sólo  tiene un añito. Todo gracias el esfuerzo, la dedicación y creatividad de sus padres: Emily e Isabelle Nystrom, dos fotógrafos suizos, que con la ayuda del Photoshop y su ingenio demuestran que si te lo propones nada es imposible. ¿Lo intentamos?

Via: http://petapixel.com/2013/06/05/photographer-shops-his-baby-daughter-into-strange-situations/

 

About

Leave a Comment