Mañana es lunes.

21 junio, 2010
by la ventana

 

Mañana es lunes. Son las dos y cuarto. No tengo sueño. De nuevo el insomnio. Y mañana “Oh, el horror”. Este fin de semana he cantado en un patio, bajo las estrellas, para celebrar el cumpleaños de una amiga. Como si fuera el spotify premium, un guitarrista virtuoso nos hizo recordar lo peor y lo mejor de nuestra memoria musical. Destacar del repertorio canciones de la Bamba, Elvis, o The Doors. Pero la mejor, sin duda, fue la versión de Hola Don Pepito, hola Don José, que nos pegamos. Todos los presentes teníamos ya unos años, evidentemente, de sabiduría y saber estar.
Me acompañaba en los cánticos y a las palmas: un ejercito de psicólogas que habían colgado la bata, unos padres todavía en prácticas a los que le brillaban los ojos al hablar de su pequeña, dos cenicientas que a las doce tuvieron que irse en su calabaza, mi compañero de fatigas laborales, una trotamundos que está redescubriendo su ciudad, una sacerdotisa que olvidó su pendulo, un palmero, una rumbera, Ratatouille y como no, mi querido Mr Kitt.
Llegamos a casa de madrugá. Alegres. Con el espíritu lleno pero el estómago vacío, como se siente un pequeño saltamontes al llegar al nivel Zen. Hace tiempo que con menos estamos más. Ya me entendeis..

Y me puse a cocinar unos espaguetis a la carbonara. De esos que despiertan los sentidos porque están cocinados con amor, como hacia “Tita”, la protagonista de Como Agua para Chocolate. Después, hablamos y hablamos. A veces me sorprendo al pensar: ¡Cómo no se nos acaban los temas de conversación! Claro que otros días, como hoy, cada uno está en su mundo. Y reina el silencio. Pero de los cómodos. Mr Kitt está jugando a la play y yo ni me acerco. Si lo pruebo corro el riesgo de atraparme como el. Paso. Prefiero alimentar un poco el blog. No puedo dormir y no quiero tragarme cualquier cosa que den por la tele. Que luego esos pensamientos se quedan ahí en el inconsciente y no quiero parecerme a la gente que sale en la caja tonta. Tampoco puedo leer. No tengo ningún libro en la mesilla que me atrape. Así que si alguno de vosotros ha leído una de esas novelas interesantes que te quitan el sueño: ¡por favor guardad silencio! En fin, que voy a intentar dormir. A contar ovejas. Que son casi las cuatro de la mañana y aún las tengo desperdigas…

About

Leave a Comment