Love

3 julio, 2015
by wonderblog

Siempre he sido capaz de enamorarme.
De algunos hombres buenos, muchos cretinos y también un par de imbéciles.
Una y otra vez hasta perder la vergüenza.
Y alguna vez la dignidad, lo reconozco.
Normalmente en mi cuento siempre aparecen brujas, ranas y calabazas.
Ni rastro de hadas y menos de un final feliz.
Despedidas que duran un portazo, una llamada,
un mail o alguna voz llena de excusas, absurdas.
Siempre me quedo tan triste que pierdo la sonrisa y agacho la cabeza.
Con los ojos hinchados y enrojecidos por millones de lágrimas,
nacidas de las fisuras de mi alma. Rota.
Herida, tanto, que parece que pierdo las ganas
de encontrarme en otros labios, nuevos para morder.
Con todo patas arriba, menos mi ego.
Pero un día todo pasa. Y empiezo a quererme un poco más.
Y se van las ganas de verle en cada esquina y hasta en sueños.
Y me importa un bledo, querida…
Si sólo te desea a ti.

Porque empieza un punto y aparte.
Y de nuevo conmigo basta, es suficiente.
Vuelvo a sentirme más viva que nunca
con ese aleteo de mariposas rugiendo en mi interior.
Y caigo en brazos de cupido o de una bestia parda.
Y me encuentro en el universo de sus ojos.
Verdes, azules o marrones.
Y me siento distinta entre sus brazos.
Aunque sigo siendo yo.

Imágen: El topo Ilustrado
Uno de los muchos poemas visuales que crean a dos manos Tobías Schleider -conocido en Twitter como El Topo Erudito- (doctor en filosofía, traductor y escritor) y Cristian Turdera (ilustrador, diseñador y editor). Son un amor. A mi me encantan.

https://twitter.com/eltopoilustrado

About

Leave a Comment