La vuelta al cole

18 septiembre, 2015
by wonderblog

De pequeña me encantaba la vuelta al cole. Era la guinda final después de unas maravillosas y merecidas VACACIONES. Significaba ver otra vez a los amigos de siempre tras más de dos meses sin saber nada de ellos. Bueno, en realidad con algunos manteníamos el contacto. Un contacto fugaz a través de cartas y postales que llegaban escritas a mano desde el pueblo, la torre, el camping o vete tu a saber… Qué ilusión cuándo abría el buzón y veía mi nombre, sobre todo porque no sucedía a menudo. Aunque lo que más me gustaba era recibir una llamada. Ay cómo recuerdo los cotilleos que llegaban de tan lejos, mientras jugaba a enredar mi dedo en el cable y mi madre gritaba que colgara ya, que tenía que llamar ella.

Ahora que lo pienso echo de menos esas llamadas interminables y a algunos de aquellos amigos. ¿Cómo estarán? Ya me estoy poniendo triste. Creo que es cosa de la edad. En fin, que para esta “viejuna” septiembre era genial: los días seguían siendo largos, podía ir a la piscina del barrio y quedarme en la calle hasta que se hacía tarde, muy tarde. Mis hermanos me vigilaban a varios cientos de kilómetros de distancia mientas yo andaba saltando a la cuerda, jugando al escondite, al bote, a fútbol, o a cualquier otra cosa con mis vecinos y vecinas. No nos aburríamos. No demasiado… Y mira que el tiempo pasaba despacio. O eso nos parecía.

También recuerdo perfectamente la ilusión y los nervios al preparar el material para el primer día de clase: las libretas en blanco, los lapices y las ceras por estrenar, la mochila que me acompañaría  un curso, dos o tres, los libros y ese olor a nuevo al pasar sus páginas por primera vez . Ah y aquellas burbujitas que quedaban en la portada al forrarlos, pese a mi perfeccionismo y cuidado. Siempre he sido muy cabezona. 

El primer día era emocionante. En la entrada había abrazos, besos y miradas curiosas, radiantes, llenas de vida. Luego en clase me esperaba una  incómoda silla, una mesa con un cajón para guardar papeles, el estuche y futuras notas. Aún guardo algunas, con sus secretos. Claro que el mejor momento era la hora del patio. Podíamos reír, jugar, hablar, correr, saltar, crear y aprender. Libres.

mafaldaAlaEscuela_20120518_176320

Cuando eres padre todo es diferente aún siendo lo mismo: las rutinas, las normas, los tiempos, las ilusiones, los nervios…. Y es que ahora es ella, Lucy Love quien construye sus propios recuerdos. Espero que sean buenos, muy buenos, la mayoría… La verdad es que, últimamente, no teníamos muy claro que tuviera ganas de volver a pisar la escuela.  Cada vez que le sacábamos el tema soltaba algún “pero”. En uno de sus momentos estelares me llegó a proponer que la dibujáramos tal cual en un cartón y que dejáramos su “otro yo” ilustrado calentando su sillita de P-5. Y que ya de paso hiciéramos a otros papis DIY con materiales reciclados Aún me río cuándo lo pienso. Los niños son geniales.

-“Si sufre, la sacamos del colegio, que hasta los seis no es obligatorio y tiene cuatro y medio”-. Ese ha sido el mantra de los últimos días en casa. Los dos a muerte. Menos mal… Y es que con tantas reticencias previas nos esperábamos dramas, llantos y protestas. Pero luego la vida te sorprende. Llega el día en cuestión y ella, tan petita y tan fuerte y con esa manera que tiene de “surfear” todo lo que le viene te deja con la boca abierta. Y ya lo hace  de buena mañana, nada más despertar tan dispuesta, con su sonrisa y  con ganas de más y más.

Así que esta primera semana de colegio para ella ha sido genial, y para nosotros un pedacito de cielo. Cuándo le pregunto qué tal su profesora; sonríe y me dice que “es guay” , que “no les ha hecho utilizar el lápiz hasta hoy” y me abraza. Y se me pasa todo.

 

 mafalda-5

 

Mafalda141_20130621_379950

 

principal

Y qué mejor que estas tiras cómicas de Mafalda creadas por el genial Quino. Siempre me hace reír con ese tono pesimista e irónico, tan preocupada por la humanidad, por la paz, con rebelarse con el mundo de los mayores.

http://www.quino.com.ar/mafalda-50-anos/

About

Leave a Comment