Despertares…

11 mayo, 2018
by wonderblog

 

Aveces la oscuridad más bestia y sórdida entra por la ventana, una mañana de verano. Te despiertas sudando y solo. O aún peor con alguien que en realidad no te gusta, nada. ¿Por qué tuviste que acabar con él o con ella? No recuerdas ni su nombre. Y preferirías en ese mismo momento olvidar su cara. Pero le recordarás con esa estúpida sonrisa mientras duerme. Un vértigo te arrastra hasta las entrañas vacías y desesperadas de una habitación de hotel desconectada del mundo. En modo OFF. Eternamente.

Solo o sola ante la multitud. Te sientes incapaz de ver la belleza, la luz que existe en la sombra… Y te invade la confusión a tantas preguntas sin resolver. Te derrumbas. Con tus miedos, como arañas, que tejen con esmero el alma para que deje de latir y no pueda recomponerse más. Deberías abrázalos. Todos tus miedos. Creo. Acunarlos muy despacio para que al final, se vayan y se lleven el vacío cómo llegó, sin aviso previo. Andando apuntillas con tanta carga.

Siempre cuesta dar el primer paso. Los tres primeros. Y los siguientes 500 aún más; no te engañes. El cuerpo pesa, insolente, la ropa aprieta y la conciencia solamente piensa en los temores. Miedo a no poder, a no avanzar, a equivocarse, a empezar, a acabar, a subir y a bajar de nuevo. Tienes miedo a llorar y no poder dejar de parar. Sollozar a moco tendido. Hasta acabar con los huesos quebrados y ciegos y sordos. Lamentar lo vivido, lo que hubiera podido ser, lo que nunca será. Quejarse por todo y por todos. Por tanta locura. Llorar para sanar.

Para decidir que no somos perfectos, que aveces duele ver tanta soledad. Tanta gente loca, tanta gente enferma y tanta gente que al final caerá. En su propio abismo ausente de sueños. Alimentado durante años por profesores frustrados, por los niños insolentes del patio, por el desamor, por la primera vez y por el último desengaño…

Respira. El aire es denso. Como sus ideas. Decide tumbarse de nuevo en la cama. Y sentir los brazos del desconocido o desconocida. Y al ver lo patético de la situación un ataque de risa le invade. Y piensa en que esa será la última noche que sale con desconocidos, que se droga y se arrepiente. Se viste. Y se encierra en el lavabo para ver su cara. Se lava. Se peina. Se ajusta la camiseta, se pone los tejanos y se calza sus deportivas.

Tiene todo lo que necesita para escapar del error, de este presente que pronto será un recuerdo más de su pasado. Empieza a pensar que está loca o loco. Pero siente un hormigueo cuándo sale por la puerta. Y piensa que el futuro aún está por llegar.

Ilustraciones de un amor intenso de Frida Castelli. Si quieres enamorarte de sus trazos visita su web http://www.fridacastelli.com

About

Leave a Comment