Cuentacuentos

27 enero, 2014
by wonderblog

La lectura es el viaje más extraordinario. Con cada capitulo descubrimos nuevas costumbres, épocas y lugares que nos evocan emociones, a menudo tan intensas como fugaces… Cada párrafo que avanzamos despierta nuestra imaginación y creatividad. Tanto o más cómo las ganas de saber qué pasará un poquito más allá. Hasta llegar a ese punto final que nos lleva a empezar una hueva historia. Y así, con cada palabra que vamos leyendo, asimilando y reteniendo mejora nuestra capacidad de expresión y también de relacionar conocimientos. Nadie pone en duda que leer es una actividad provechosa y recomendable a cualquier edad. Nos hace más fuertes, libres y capaces. Alimenta nuestras inquietudes y desarrolla muestro sentido crítico. Eso sí, leer es un hábito que difícilmente se puede adquirir en la tercera edad. No por falta de tiempo, más bien de hábito. Sabemos que nada es imposible pero digamos que es más fácil si ese PLACER nace en la infancia. En esa época el libro es como una ventana infinita. Y los niños siempre están dispuestos a asomar su cabecita para descubrir nuevos saberes. Ansiosos por soñar con otros horizontes, mundos llenos de magia y aventuras emocionantes. Para ser fuerte y audaz cómo el protagonista. Y también sentir su miedo e indecisión. Deberíamos proteger la lectura. Como si fuera un tesoro, guardado en una isla secreta por el mismísimo Barbanegra. Y así, con los años, nuestra riqueza sería tan grande que sería imposible de cuantificar. Tan sólo podríamos compartir ese legado. Y no hay mejor compañero de trono que un crío. Te invito a hacer la prueba. Leerle en voz alta a un niño es de lo bueno, lo mejor. Además no son necesarias grandes aptitudes. Un poco de pasión, calma y fantasía… Y hasta el más “movido” – aunque no me gusta etiquetar- caerá rendido al poder de las palabras. La mente, los ojos y los oídos receptivos para disfrutar el relato en todos sus matices. Cautivos de la viva voz. A mi me encanta leer. Y no paro. A todas horas. Pero la mayor parte son textos “obligados” , en el trabajo, en los diarios, en los mails.. Por las noches llega mi momento. Aunque a esas horas estoy tan cansada que muchas veces me duermo. Da igual si es una novela o un manual sobre crianza con apego. Las letras se difuminan. Se mezclan y me aturden. Resulta un buen ansiolítico. Pues gracias a Lucy love he descubierto mi vocación de cuenta cuentos. Me divierte tanto… Su adicción es mi motivación constante. Los cuentos son para ella un reclamo irresistible. Aunque cualquier momento del día es bueno para leerle, solemos hacerlo varias veces, a la hora de acostarse es todo un ritual. Tumbadas en su cama, con la linterna mágica de Star Wars percibe que durante ese tiempo sólo cuenta ella. Y la historia. Ella elige. Entre unos cuantos libros que tiene en su habitación; que es la nuestra, todavía. Le encanta mirarlos con detalle, pasar página con sus deditos, tocarlos (algunos tienen texturas y desplegables que son verdaderas obras de arte que acaba destruyendo supuesto; es el karma yo era igual de bestia parda ) y después le gusta explicar a ella la historia. Versión by Lucy Love. Esa es, sin duda, la mejor parte. Así que hoy os dejo algunos de esos cuentos que nos apasionan y nos llevan lejos. Al país de las maravillas. Antes de caer en el de los sueños. De unicornios, princesas valientes y dragones rosas.

“El Monstruo de Colores” / Autora i ilustradora: Anna Llenas / Editorial: Flamboy

El monstruo de colores no sabe qué le pasa. Se ha hecho un lío com las emociones y ahora le toca deshacer el embrollo. Una historia sencilla y divertida, que introduce a los pequeños en el fascinante lenguaje de las emociones. A Lucy le encanta. Y mientras lo leemos me explica, con ejemplos, cuándo se siente triste, alegre, enfadada, sola, con miedo… Nos ayuda a expresar nuestros sentimientos, compartirlos y mejorar algunas actitudes cuándo le dan las rabietas. Por ejemplo a no tirar cosas. Luego las tira igual pero confío que algún día aprenderá a controlarse.

 

“La ovejita que vino a cenar” / Autor: Steve Smallman/Ilustrador: Joelle Dreidemy /Editorial:Beascoa, Random House Mondadori S.A.

Cuenta la historia de un lobo hambriento que sólo tiene una triste sopa de verduras para cenar! Pero una noche, llaman a la puerta de su casa y se trata ni más ni menos que de un pobre corderito que se ha perdido. El lobo entonces empieza a planificar el suculento guiso con que se llenará el estómago… Poco a poco, el lobo se dará cuenta de que es mucho más gratificante disfrutar de la compañía de la ovejita que comérsela. Es un cuento sobre la amistad que habla de valores como la generosidad, la confianza, el respeto, la colaboración … Y lo que más me gusta es que Lucy Love siempre me da el “abrazo del lobo” cuando lo leemos… Y ahí se me cae la baba y no me importa explicárselo de nuevo… Y ganarme otro abrazo con esas manos pequeñitas que tanto reconfortan.

“El viejo lobo tenía una sensación extraña. Era la primera vez que su cena lo abrazaba y, de pronto, perdió el apetito. La ovejita roncaba dulcemente bajo su oreja. Un ronquido detrás de otro. “¡Santo cielo!” susurró el lobo. “No puedo comerme a una ovejita que ronca…”

“Las princesas también se tiran pedos”/ Autor: Iian Brenman /Ilustrador: Ionit Zilberman/ Editorial: Algar Ediciones.

La pequeña Laura llega de la escuela con una duda que le preocupa mucho: ¿las princesas se tiran pedos? Su padre, una gran amante de los libros y que posee una gran biblioteca en su casa con todo tipo de libros, le sacará de la duda gracias a su Libro Secreto de las Princesas. Es un libro genial, divertido y original. Rompe con los esterotipos de los cuentos infantiles, con esos que hemos crecido generación tras generación, con mentiras que nos hacen soñar con príncipes y princesas perfecto. No los hay, ni mucho menos. Pues es esa imperfección la que realmente les hace interesantes. Un libro que muestra valores muy importantes a nuestros hijos. Y con unas ilustraciones preciosas que ponen patas arriba los clásicos como Blancanavies o Cenicienta.

 

About

Leave a Comment