Cielos

24 septiembre, 2015
by wonderblog

D.H.Lawrence —“Tenemos que vivir, no importa cuántos cielos hayan caído”—

Tengo yagas en la boca, por no poder adaptarme a tanta violencia. La rabia se me seca en las comisuras y queda atrapada allí con furia. Es por los monstruos de ojos amarillos que esperan para desquiciarnos, un día tras otro. Me digo:- “todo va a ir bien”-. Pero mi miente sabe que vivo del autoengaño, de mis intentos por salvarme de la locura, de tanta maldad, que azota bajo una misma luna. Y ahora.

Claro que cuándo el dolor llega a su máximo siempre ocurre algo que me mantiene a flote, aunque con el alma sin demasiado apetito. Sucede que me encuentro con esa gente sencilla que aporta dignidad a la especie e invita a olvidar a bestias y demonios para seguir caminando tranquilos. Haciendo camino al andar. Con los ojos puestos en el sol que amanece, a pesar de tener mis pies hinchados, cansados y sucios por el fango.

Me pasa cuándo veo a esos locos idealistas que todavía pretenden cambiar el mundo y a los inconformistas que realmente transforman algo, con su magnética ironía. Me atrapan. Y siento que se pueden enamorar, como tu corazón del mío.  De nuevo. En una celebración sin final. Y entonces pienso en esos hombres y mujeres que se buscan, en los que se encuentran y en los que se aman a todas horas. Sin importar el sexo, ni el credo, ni el color, ni la edad. Abrazando miedos, batallas y dolores. Dejando lejos, muy lejos, la rutina, los rumores, el dinero y la culpa. 

Y entonces me doy cuenta que aún debemos soñar con volar por el cielo, aunque este negro de tormento. Y viajar a través de la máquina del tiempo para sanar mil y una constelaciones. Y engendrar hijos con mil alas, delirantes de alegría para este mundo enfermo.

 tumblr_n99vw2Rsat1qgaxjko1_500

Imágenes de Adams Carvalho

About

Leave a Comment