María

23 junio, 2017
by wonderblog

 

María tiene los ojos verdes, pequeños y rasgados. Llenos de una luz, que te absorbe, como la estrella más brillante del universo. Es por su enorme energía, 50.000 veces más fuerte que la que emite el Astro Sol. Siempre con esas ganas de hacer travesuras. Y esconder la mano…

Brilla. Con la piel blanca de invierno que se eriza cuándo la tocan. Incita a caricias, desborda pasiones y encuentros fortuitos. El pelo corto, salvaje como las turbulencias de aire claro. Irreverente como sus labios carnosos y provocadores. Pintados en rojo descarado. Su carácter es indomable. Debe rondar los veinte, pero aparenta menos, mucho menos. Aunque cuándo habla es como si hubiera vivido unas diez vidas, todas muy intensas.

Hoy parece enfadada con el mundo. Y su lengua se enzarza en insultos como una daga envenenada. Está harta de ser una esclava. De las obligaciones, de las condiciones y comentarios dañinos por un salario injusto que no le permite sobrevivir de manera adecuada. Crítica a esta sociedad del consumo, que obliga a los trabajadores a sufrir unas jornadas laborales extenuantes, que no ayuda a conciliar, a ser, a sentir. Que nos define y desgasta. Dinero para vivir. Para conseguir desde lo más básico hasta lo más extraño y ridículo: un palo selfie, otro vestido rojo, más clases para no ir nunca al gimnasio, una cena en el último japo de moda, un viaje low cost…

0ec243f76211f10559dd1bb16ec7e16f

Me sorprende como piensa y habla tan rápido. No mira nunca a mis ojos de mapache…. Pues, como de costumbre, está absorta en la pantalla luminosa de su smartphone, de última generación. En todas las alertas que le llegan y vibran y suenan para que viaje por las interminables redes sociales que atrapan su vida: Whatsapp, Facebook, Instagram, Twitter…. ¿Pienso en cuánto tiempo pasa al día mirando el móvil? ¿O Youtube? ¿Cuántas hablando por teléfono? ¿Contestando correos? ¿Buscando ofertas y también información?  Y me pregunto qué hacía yo a su edad con las mismas horas al día y sin conexión… ¿Me sentía sola? ¿Vacía? ¿Me aburría hasta la extenuación? María me cuenta que tiene ganas de sexo. De un encuentro sexual esporádico, sin ataduras. 

925b3f08a2be5414e83c2c18215bd667

Hace dos años que no tiene pareja, ni la busca, ni la quiere, ni la mantiene. Se divierte navegando. Explorando. Buscando sensaciones. Anda con el dedo loco descartando posible candidatos en su cuenta de Tinder. Me hace sentir extraña, una arcaica de este tipo de relaciones a la carta. Pero me fascina escucharla y ver como empieza y acaba una conversación, sin piedad. Dudo que así, algún día, pueda encontrar su otra mitad. Pero ella disfruta probando sabores, posturas, texturas. Una pasión que le dura unos minutos, una tarde, un noche, quizás un par de días. Relaciones fugaces, inmediatas y superficiales. Al menos, de entrada.

 

yourPorcelainDoll-illustration-oldskull-06

Ella juega, abre, mira, decide:- “Este sí, este también, este quizás, este jamás”. Tiene el poder en su mano y se nota que disfruta. Sus ojos se encienden, cada vez más. Es buena cazadora. Siempre predispuesta a conocer a otra presa; para tomar una cerveza, para ir al cine, para follar. Follar es fácil, divertido y emocionante. Imagino que hay que arriesgar para acabar siendo una maestra, en la era del sexo casual.

 

9mdil

Imágenes: Nadiia Cherkasova es una joven arquitecto ucraniana que ilustra la belleza femenina para sorprendernos con su fuerza y fragilidad. Adorables sus creaciones. Podéis ver más aquí,

https://www.curioos.com/NadiiaCh

sorrow_by_yourporcelaindoll-d5xk9b3

 

About

Leave a Comment